¡Ey you! mi nombre es Vanessa Machare ¿Quieres saber cómo llegue a Neptune Time? te lo resumo en una frase: ¡El Universo y sus cosas!

El cuento comienza aquí…

Convertirme en madre puso mi vida “patas arriba”, sin duda la experiencia más hermosa de mi vida pero la más retadora; durante algún tiempo me sentí perdida, sin saber quién era ni a dónde iba (si eres madre y me estás leyendo, quizás te sientas identificada).

Justo en medio del proceso de búsqueda y sobre todo de entendimiento y aceptación de todos esos cambios que me estaban ocurriendo, me reencontré con Katherin.

Digo “reencontré” porque cuando éramos adolescentes estudiamos en la misma escuela, hasta tuvimos amigos en común pero lo curioso es que jamás coincidimos.

Después de casi 20 años, tuve la fortuna de re-encontrarla; allí estaba ella, dispuesta a echarme una mano y ayudarme en el camino de mi crecimiento personal. El universo nos puso en el mismo camino en el momento perfecto.

Soy profesional en el área turística, trabaje varios años en el área de animación, aprendiendo a ser feliz conmigo misma para así poder hacer feliz a otros.

Pero cuando empecé mi recorrido por la maternidad, sabía que algo debía cambiar, tenía que reinventarme y tuve mi “Ahá moment!.

Un comentario inesperado de una persona cercana, creó en mí la curiosidad por adentrarme en el mundo del marketing; pensé “si yo tuviese el conocimiento en cómo manejar redes sociales, me encantaría poder ayudarla y que su negocio creciera” a lo que enseguida me respondí (con unas cuantas preguntas) “¿y si lo intento? ¿Qué tan buena puedo ser?¿qué es lo mejor que me puede pasar? Ni idea ¡pero vamos a intentarlo!”.

Así fue como empecé a estudiar «The Digital Marketing Master» en TEDKI (The Empowering of Knowledge Digital Institute)  y estoy aprendiendo a gestionar redes sociales, que sin duda alguna, son las herramientas que me dan la posibilidad de desarrollar mi creatividad y me ayudan a poner en marcha estrategias que cambien o mejoren la vida de otros.

Ayudar a otros es algo que siempre ha dado paz y placer a mi alma. Sin duda alguna, feliz y agradecida estoy de formar parte de esta familia neptuniana.